APRENDE COMO MEDIR LAS ENERGÍAS DE FORMA SENCILLA EN ESTE ARTICULO!


En este artículo te invitamos a que aprendas a medir el flujo

energético de un cuerpo o lugar para poder estar al tanto del estado de salud o

enfermedad que determina la vibración de la energía que le es propia a todo lo que

existe.


La radiestesia, conocida y utilizada desde la antigüedad, es una palabra formada por

dos vocablos: RADIUS que significa radiaciones y AISTHESIS que significa sensación

En la antigüedad varias civilizaciones tuvieron consciencia de que la radiación

energética de todo lo que tiene vida (incluyendo los planetas y estrellas) era pasible de

ser medida a través de la “sensación” y de modo intuitivo. Los chinos hace 4000 años

conocían las consecuencias de estas radiaciones, teniendo decretos imperiales que

obligaban a que personas sensibles, que percibían estas radiaciones, midieran los

terrenos antes de instalarse en un lugar.


Los egipcios, griegos y Romanos, también tenían conocimiento de las energías

telúricas entendiendo como las mismas tenían un impacto en la salud y vida de las

personas, pero no es hasta el siglo XX que se comienza a estudiar este impacto de una

forma más científica

.

No es el objeto de este artículo centrarnos en Geobiología, sin embargo cada persona,

animal, mineral u objeto emite una radiación que le es propia y que es posible captar.

El mundo occidental se caracteriza por un escaso desarrollo de la sensibilidad y la

parte intuitiva del ser, y para ello, nos servimos hoy de distintas herramientas de

medición, como las varillas Zahorí o el péndulo, que se transforman en el vehículo de

conexión con nuestra sensibilidad, para hacer posibles las mediciones radiestesicas.


Toda radiación es ordenada por el hemisferio izquierdo del cerebro (lógico) hacia el

hemisferio derecho (intuitivo) que en contacto con la sabiduría universal, la capta la

procesa y la transfiere de forma involuntaria a los músculos, dando respuesta a través

del movimiento del instrumento, que en el caso de este curso, será el péndulo el

utilizado


Los usos que se le puede dar al péndulo son múltiples, pero en este caso nos

centraremos en la medición y desbloqueo de nuestros chakras y campo áurico.

Antes de comenzar a utilizar un péndulo es necesario tomar en cuenta los tres

principios básicos de la radiestesia.


1) Convención Mental: Antes d medir cualquier cosa, es necesario tener claro y

definido, qué tipo de respuestas puedo esperar y como estas pueden expresarse. Por lo

tanto es importante tener una convención mental clara establecida con el instrumento

y sus posibles manifestaciones

2) Orientación Mental: Es la concentración absoluta del deseo del operador de percibir

una determinada radiación, aislándose de cualquier otra interferencia, propia o

externa

3) Interrogación mental: Es la fase más difícil y también la más definitoria. Se trata de

la posición pasiva del operador a la espera de lo que pasará luego de la pregunta bien

formulada. Es importante no interferir con expectativas o deseos propios


El péndulo que se utilice, debe ser especial para cada uno. Para que los tres principios

puedan cumplirse con eficiencia es importante la conexión entre el operador y el

péndulo.


Siempre debe tomarse de forma relajada, sin realizar fuerza, sin intentar controlarlo y

moverlo mentalmente.

Antes de comenzar a trabajar con el péndulo el mismo debe estar limpio de cualquier

carga energética haya podido adquirir.


Para esto el péndulo se coloca en un recipiente con agua y sal gruesa y se deja unas

horas, donde la sal gruesa neutralizará la energía negativa. Luego se dejará a la luz del

sol, o la luna, en agua de lluvia, sobre la tierra o en contacto con la naturaleza en

cualquiera de sus formas.


Una vez limpio, es importante tomarlo entre las manos con la firme intención de

conectar con él y cargarlo con la propia energía.

Luego de este procedimiento está listo para calibrarlo y establecer nuestra convención

mental.


Para determinar la expresión del péndulo es importante que cada persona determine

cuales movimientos se corresponden con cuales significados para sí mismo.

Para ello colocaremos el péndulo totalmente quieto a la altura del tercer ojo, y

pediremos al mismo que nos muestre la respuesta “si”. Lo usual es que el péndulo

comience a moverse de adelante para atrás, pero puede ocurrir que para otras

personas según su propia convención mental, este movimiento sea diferente.


Luego, le pediremos que nos muestre un “no” y también tomaremos nota de cual fue

esta respuesta, ya que a partir de aquí, siempre ese movimiento, tomará el significado

de esa misma respuesta.


Para medir los chakras se deja suspendido el péndulo a la altura del chakra que

queremos medir y el movimiento del mismo nos indicará la respuesta.

En el caso de la medición de chakras, existe un código de medición preestablecido. La

oscilación del péndulo hacia el lado de las agujas del reloj, indica un chakra abierto y

con un flujo de energía correcto. Es importante tomar en cuenta que la apertura del

diámetro al medir no debe ser de más de unos 5 cm. Si el diámetro superara por


mucho los 5 cm, es importante cerrar un poco el chakra ya que estaría indicando fuga

de energía.


Por su contraparte, la oscilación del péndulo en sentido antihorario, indica un flujo de

energía negativo, lo cual será claro indicativo de que ese chakra debe ser limpiado y

armonizado y es probable que ya haya manifestado algún tipo de enfermedad en el

cuerpo físico.


En caso de que el péndulo permanezca inmóvil, se trata de un claro indicativo de que

la energía de ese chakra se encuentra bloqueada, por lo que será necesario proceder al

desbloqueo de la misma.


Con el péndulo sobre el chakra podemos girarlo con un golpe seco hacia el lado de las

agujas del reloj, para abrirlo o en sentido antihorario para cerrarlo un poco si estuviera

demasiado abierto provocando una fuga de energías.


Si no es posible solucionar de esta forma el bloqueo debe concurrir con un profesional

que desbloquee esa energía y la armonice.

Los chakras principales son siete.


Los siete centros chakras principales están alineados a lo largo de la columna

vertebral. Si hay alguna perturbación en algún nivel, esto se refleja en el nivel de

vitalidad del chakra. También cada uno de los siete principales chakras es su propio

centro de inteligencia. Esto significa que cada chakra no solo está asociado con nuestra

salud física, sino que también controlan aspectos conectados a nuestro sistema

emocional, mental y espiritual.


Cuando una parte de un centro chakra esta fuera de sintonía eventualmente puede

afectar sus otras partes y posiblemente los chakras cercanos. Cuando un centro chakra

esta fuera de equilibrio significa que esta sobre-activado o desactivado, o posiblemente

congestionado o bloqueado. Si esto pasa es usualmente sentido en un nivel mental,

emocional o físico.


Chakra 1: Muladhara, Base o Raíz

• Se encuentra ubicado en la base de la columna vertebral, entre el pirineo y el ano

• Es de color rojo

• Se relaciona con la energía física, las ganas de vivir y el mundo material

• Lo bloquea el miedo

• Está relacionado con el funcionamiento del cuerpo y la sensación física


Chakra 2: Svadhistana o Sacro

• Se encuentra encima de los genitales (dos dedos por debajo del ombligo)

• Es de color naranja